Esta frase me ha llamado mucho la atención e inicialmente me pareció que tenía un muy buen argumento para defender la inexistencia del mal, el texto que leí originalmente fue un correo en el que atribuían a Einstein su autoría para humillar a su profesor ateo y demostrarle que el mal no existe. Es importante dejar claro que Einstein no fue quien dijo esta frase como puedes chequear en esta página https://www.snopes.com/religion/einstein.asp. Puedes encontrar el texto original al final de esta página.